Consejos

Cinco beneficios de asistir a un curso de verano

Divertirse y adaptarse a nuevos entornos, así como ganar independencia o realizar actividad física son algunas de las ventajas
https://pixabay.com/

Con el inicio del verano inicia también un periodo vacacional largo para el estudiantado y la preocupación de los padres por encontrar un curso o campamento que cumpla con sus expectativas y que, además, fomente y desarrolle capacidades que en el colegio no se adquieren o que a su vez se pretendan fortalecer.

En el mercado hay ofertas de todo tipo: cursos deportivos, tecnológicos, de idiomas, arte, etc. para los más pequeños, mientras que, para un público de mayor edad como los adolescentes y jóvenes, existen alternativas para el desarrollo de destrezas como el pensamiento crítico, habilidad para resolución de problemas, actividades de refuerzo académicos etc. Estos se centran más en una modalidad formativa y de adquisición de competencias. Todo dependerá de los intereses, edad, objetivo, metodologías y horarios para selección del curso más adecuado.

Para maestros que no se han decidido a recomendar y familias que aún no han inscrito a sus hijos en un curso de verano aquí presentamos algunos beneficios de hacerlo:

  1. Desarrollo de habilidades sociales

Cuando un niño o un joven asiste a un curso de verano se enfrenta a convivir e interactuar con personas nuevas fuera del circulo escolar al que ya estaba adaptado, lo cual crea la habilidad de interrelacionarse con mayor facilidad. Estas habilidades sociales son puestas a prueba al trabajar en actividades grupales, conocer individuos con otras culturas, sin contar con que este nuevo entorno permite conocer nuevas amistades con una actividad afín en común con quienes podrán compartir experiencias incluso cuando el curso finalice.

  1. Independencia y confianza

Si tú como maestro o padre identificas en el niño o joven una actitud de dependencia o falta de autoestima o confianza, un curso de verano bien dirigido puede ayudar a desarrollar seguridad en sí mismo, pues la formación en estas actividades es más flexible y se apuesta por participaciones más informales que las de la escuela. Además, recibir conocimientos especializados en actividades en las que los chicos tienen un interés particular es un método efectivo para mantenerlos motivados y que vayan creando su identidad personal.

  1. Diversión y aprovechamiento del tiempo

Los cursos o campamentos de verano son una oportunidad para que tus hijos salgan de su zona de confort y aprovechen su tiempo libre en una actividad de su agrado, así como para que tengan un verano dinámico y entretenido. Este periodo vacacional es una alternativa a los juegos de consola o a mirar televisión y se convertirá en una experiencia inolvidable.

  1. Adaptación a nuevos retos y entornos

Una vez entradas las vacaciones, el estudiante tiende a perder la rutina y orden diario establecido durante el periodo escolar. El curso de verano, si bien es una actividad más flexible en cuanto a tiempos, horarios y tareas, ayuda a no perder totalmente los hábitos logrados. El beneficio es que se desarrolla la habilidad de adaptabilidad a nuevos espacios horarios y a convivir con otros individuos mientras se divierte y aprende.

Elegir un curso de verano conforme a los objetivos personales que tienen los hijos es una experiencia que para ellos puede tornarse como facilitadora para alcanzar logros propios y generar sentimientos de realización.

  1. Realizar actividad física e intelectual

Los cursos vacacionales de verano promueven la actividad deportiva, cognitiva e incluso emocional donde las actividades disfrazadas de diversión hacen que los conocimientos sean percibidos con mayor facilidad. Los jóvenes y niños participan en programas encaminados en aprovechar su energía de manera productiva. Además, varios estudios señalan que cuando se practica algún deporte este ayuda a mejorar la salud, logros académicos y las relaciones sociales.

Siempre es importante investigar si el curso o campamento de verano al que estás pensando asistir cuenta con profesionales capacitados en las habilidades o conocimientos que se van a instruir, así mismo si están entrenados para trabajar con niños y manejar grupos. Averigua también si las instalaciones donde se llevara a cabo el curso cuenta con todos los permisos y requerimientos que garanticen la seguridad de los participantes.