Consejos

Cinco razones para utilizar la cocina dentro del aula escolar

Hoy en día necesitamos nuevas estrategias dentro del aula escolar. La cocina puede ser una excelente manera de generar nuevos conocimientos de una manera sencilla, útil y divertida.
Foto: Shutterstock

La cocina nos puede brindar la oportunidad como docentes de poder llevar a cabo distintas metodologías de enseñanza-aprendizaje. Los alumnos de hoy en día nos exigen, como maestros, nuevos retos de enseñanza. ¡La cocina puede ser uno de ellos!

La cocina nos brinda la oportunidad de poder empatar los contenidos curriculares con situaciones novedosas y divertidas para los niños.

A continuación te proponemos cinco consejos prácticos para utilizar la cocina dentro del aula:

1) Aprendizaje basado en proyectos: la cocina puede ser un recurso para utilizar esta metodología. Divide al grupo en equipos y proponles crear una receta de cocina típica de algún país o simplemente bríndales una variedad de alimentos. Los alumnos tendrán que organizarse para realizar este proyecto.

2)  Pensamiento lógico-matemático: como docente, puedes apoyarte de las recetas de cocina para la enseñanza de algunos conceptos matemáticos como: conversiones de unidades, problemas que impliquen sumar, restar, multiplicar y dividir. Para niños más pequeños se puede utilizar para el reconocimiento de figuras geométricas, conteo, etc.

3) Pensamiento científico: la cocina puede funcionar como laboratorio experimental.  Los alumnos pueden llevar a la práctica el método científico a partir de la comida, buscando explicaciones a fenómenos, confirmando hipótesis o siguiendo pasos para obtener resultados.

4) Hábitos saludables: es importante brindar a los niños buenos hábitos de alimentación, salud e higiene. Si utilizamos la cocina dentro del aula escolar, también estaremos concientizando a nuestros alumnos de cómo cuidar su cuerpo y llevar una dieta saludable.

5) Trabajo en equipo: la cocina es un espacio que se trabaja la mayoría de las veces dentro de un equipo, en el cual cada quien tiene un rol específico de acuerdo a sus habilidades y todos son de vital importancia. Asimismo, dentro de esta, siempre hay reglas que respetar y toma de decisiones, lo que fomentará en los niños el trabajo en equipo.

Estas son solo algunas razones para introducir la cocina en el aula escolar. Muchas veces, como docentes, tenemos miedo a experimentar distintas metodologías didácticas por perder el control de grupo, que el aula quede sucia y desordenada o por el tiempo que nos puede llevar planificarlas y llevarlas a cabo. Pero es importante animarnos como maestros a incluir la cocina dentro de nuestra aula escolar. ¡Atrévete!