#MILGlobalUnderstanding

#RethinkingHumanHorizon

Entrevistas

Julieta Trujillo, sobre entornos educativos virtuales: «El estudiante debe ser protagonista de su proceso cognitivo»

En el contexto de cierre de escuelas e implementación de clases virtuales a causa del COVID-19, son muchas las preguntas y desafíos con los que se enfrentan los profesores. Y es que en verdad no es posible trasladar sin más las -hasta ayer- habituales prácticas escolares presenciales, a los formatos online.

En este sentido es interesante conocer y reflexionar sobre las prácticas que ya se venían desarrollando en modalidad virtual. Por eso desde Aika consultamos a la Lic. Julieta I. Trujillo Pino, Master en Comunicación y Educación, Profesora de Historia y Licenciada en Educación, quien se desempeña como Tutora Pedagógica Adjunta en el Centro para la Transformación Educativa CENTRE UC, en el Diplomado “Enseñar a Aprender Profundamente On-line”, de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

¿Cuál es la modalidad de enseñanza-aprendizaje que este Diplomado de la P.U.C. utiliza en sus entornos virtuales?

El modelo pedagógico que desarrollamos en los diplomados es un Modelo Integrado para el Aprendizaje Profundo, el mismo que los estudiantes aprenden en la teoría y ponen a su vez en práctica en sus clases en el aula. Este es un modelo propio creado hace más de 20 años por un equipo de profesoras e investigadoras de la universidad, liderado por la Profesora Josefina Beas Franco. En él se conjugan teorías de aprendizaje, actividades, estrategias, recursos y herramientas tecnológicas, enfocadas a promover un aprendizaje que va más allá de lo superficial o meramente técnico y memorístico; donde las habilidades de conocimiento superior y su aplicación permiten reflexión teórica constante, toma de conciencia del proceso y construcción de conocimiento.

Esta propuesta está centrada en el protagonismo del estudiante en su proceso cognitivo, tanto individual, como colaborativamente. Esta perspectiva se relaciona con el concepto de Aprender a aprender.

¿Qué lugar ocupa el docente en un tipo de enseñanza centrada en el estudiante? 

El profesor debe guiar a los estudiantes a tener un rol protagónico en su proceso de aprendizaje. Debe resolver dudas, clarificar confusiones, enriquecer los conocimientos previos, motivar a superar errores y regular las acciones de los estudiantes, alentándolos a que tomen el control y conciencia del propio proceso de aprendizaje. El profesor debe desafiarlos a ir más allá del propio conocimiento. Para esto, es importante que el docente realice permanentemente una retroalimentación precisa, clara y que aporte al avance de los estudiantes, por ejemplo, cuando detecta “errores” de los alumnos e interviene con preguntas o les propone tareas personales para superarlos. 

¿Qué estrategias y recursos tecnológicos utilizan? 

En la cursada se realizan, según sea el diplomado, análisis de casos, proyectos de investigación, trabajados sobre la resolución de problemas, juicio crítico, análisis de perspectiva, entre otras habilidades superiores. En ambos casos fomentando el trabajo individual y colaborativo.

Para ello se trabaja con distintas estrategias, utilizando distintos formatos de comunicación e interacción: Foros interactivos, Blogs, Artículos de investigación (ej, artículo de una Wiki), Podcasts, Videos, Organizadores gráficos, Mapas Conceptuales, Cuadros o Matrices de comparación y caraterización, Webquest. 

En algunos casos como los foros, los blogs y la wiki, el mismo soporte es el espacio para el trabajo colaborativo y el intercambio con el o la docente y entre estudiantes. También se utilizan guías con preguntas cerradas y abiertas para orientar el trabajo.

¿Cómo evalúan a los estudiantes?

Lo que utilizamos es una  “evaluación de proceso a partir de instancias donde el aprendizaje y la evaluación se van dando simultáneamente y en los que la metacognición tiene un lugar muy importante.

El docente guía al estudiante para que este pueda ir evaluando su propio proceso de aprendizaje. Al mismo tiempo, el profesor también obtiene elementos para ir evaluando dicho recorrido de manera cualitativa y cuantitativa, con criterios precisos y rúbricas, y con pautas y un puntaje; en cada caso.

¿Y cuáles son las instancias de esa “evaluación de proceso”?

Estas instancias son la Evaluación Inicial, donde se consideran las ideas, conocimientos, sentimientos y experiencias previas que ya tienen los y las alumnas, considerando lo nuevo que aprenderán (¿qué sé acerca de este tema -por ej, el COVID-19-?, ¿qué experiencias y sentimientos tengo acerca del mismo?, ¿conozco algún tema o caso similar?).

La Evaluación Intermedia que permitirá obtener información en el transcurso de la reconstrucción del conocimiento para ir clarificando temas, dudas y resolviendo inquietudes. Les debe ayudar a los estudiantes a reenfocar las acciones individuales y colaborativas para lograr metas (¿estoy cambiando mis ideas iniciales?, ¿puedo utilizar otra estrategia para obtener más información o comprender mejor?, ¿puedo pedir ayuda?).

Por último, la Evaluación Final, que da cuenta de lo nuevo que aprendió el estudiante. En esta instancia el estudiante toma mayor conciencia de lo realmente nuevo que integró al conocimiento que ya tenía (¿qué aprendí de nuevo?, ¿cómo lo aprendí?, ¿qué pasos seguí para lograrlo?). También un estudiante podrá preguntarse :¿dónde y cuándo lo voy a aplicar?, y así transferir lo aprendido a nuevas situaciones. Ese es el sentido del Aprendizaje Profundo: educar para la vida.

Etiquetas