Entrevistas

Thomas Tufte: “No es la tecnología la que genera el cambio, sino su uso”

El investigador reflexiona acerca de la comunicación para el desarrollo y el papel de las redes sociales en el cambio social, los movimientos sociales y la participación ciudadana
Foto: MIM.

Thomas Tufte es actualmente profesor titular de la Universidad de Leicester. También investigador y profesor asociado con diferentes universidades en el mundo. Sus principales temas de investigación son la comunicación para el desarrollo y el cambio social, los movimientos sociales y la participación ciudadana. Es autor de diferentes libros y artículos en estos temas. De mencionar su último libro publicado este año 2017 titulado “Comunicación y cambio social: una perspectiva ciudadana”. Ha trabajado como asesor y consultor para diferentes organizaciones internacionales como la UNESCO, UNICEF, Banco Mundial y La Fundación Rockefeller, entre otros. Pero, sobre todo su currículo académico, resalta su sencillez, cercanía y calidez humana.

En el marco de su visita a Barcelona para participar en el “Cicle de Conferències Aula Mediterrània“, a propuesta del Erasmus Mundus Joint Master Degree Crossing the Mediterranean: towards Investment and Integration (MIM), organizado por el Institut Europeu de la Mediterrania en la edición 2017-2018, el profesor Thomas Tufte ha presentado su nuevo libro y una conferencia sobre el tema de comunicación para el cambio social desde el análisis de movimientos sociales y el papel do los medios digitales en ellos.

¿Por qué y cómo han ayudado los medios digitales al cambio social y al desarrollo?

La respuesta corta es que sí han ayudado. Hubo un optimismo y una fascinación muy grande en el tiempo posterior a la primavera árabe, donde muchos investigadores se enfocaron en el papel de las redes sociales en el proceso de cambio social. Y desde las protestas del 15M hasta lo sucedido en Egipto, Turquía o Túnez, entre otros, se denomina la primera fase desde el punto de vista académico y la investigación. Esta fascinación y optimismo lleva a nombrar esta etapa como las revoluciones de Facebook y Twitter. Pero los investigadores sabían muy bien que esto no era la totalidad del proceso. Esta perspectiva, en mi opinión, fue bastante tecnocentrista. Pero gracias a los datos y al análisis empírico actual, conocemos que las redes sociales poseen un papel, pero son un elemento entre una composición de elementos mediáticos y no mediáticos que, en su conjunto, llevan al cambio social y articulan procesos de cambio.

Pero no es la tecnología la que genera el cambio, sino es su uso que, por supuesto, determina un proceso de cambio y crea prácticas comunicativas.

Para la siguiente pregunta, partimos del presupuesto que las redes sociales han generado un cambio comunicativo en la actualidad y estos medios han ayudado a empoderar a las personas. ¿Cuál es su opinión frente a este proceso?

El empoderamiento es un proceso social. Es un proceso que parte de la dinámica social de las personas y sus experiencias. Y en este, se sitúan los medios y el uso de los medios. Así, refiriéndome a mi respuesta anterior, los medios en sí mismos crean oportunidades y son herramientas para articular procesos sociales. No es el medio sino su uso el que nos ayuda a empoderarnos. Por ejemplo, imaginemos a una persona que nunca ha tenido la experiencia de hablar con un micrófono. Y ella toma por primera vez en su vida un micrófono y habla frente a un público. Este ejemplo, puede ser una experiencia que empodera y crea una sensación fuerte que lleva a la persona a sentirse empoderada. Pero empoderar significa sacar poder de alguien o tomar poder. No es el micrófono lo que empodera. Lo hacen las personas, no las tecnologías.

Dentro del tema del desarrollo, vemos que las redes sociales se han mercantilizado vehiculando una perspectiva basada en una lógica económica. Visión primaria del desarrollo, que se ha querido superar, donde se absolutiza todos sus fines a la mejora mercantil. ¿Cuál es su comentario a propósito de este fenómeno?

Claro, es una fuerza económica bastante grande. La mercantilización de las redes sociales la hemos visto en todas las redes sociales: Facebook, Google, Instagram, WhatsApp, entre otros. Pero yo diría que es una ambivalencia debido a que, al mismo tiempo, son estas plataformas las que son utilizadas para generar críticas, comunicación, diálogos y formulación de nuevas visiones. Por un lado, Facebook aprovecha y comercializa. Pero, por otro, ofrece espacio para la discusión y para el diálogo. Claramente es una fuerza comercial fuerte y parte de la configuración mediática de hoy en día. Pero ofrece oportunidades y límites al mismo tiempo.

Para concluir, compártanos tres criterios para el uso de redes sociales bajo una perspectiva de comunicación para el desarrollo.

Primero, usarlos con cautela y reflexión crítica. Segundo, aprovecharlos para diálogos y discusiones con fines sociales. Y tercero, para los investigadores y académicos, analizarlos muy bien, con perspectiva crítica, debido a su complejidad. Son hoy en día, un elemento integrado en nuestras vidas cotidianas de forma completa y tenemos que procurar entenderlos bien.

*Entrevista elaborada para LAPREC. Con el agradecimiento especial a Dra. Teresa Velázquez (UAB).