Lecturas

Ciencuenta años de “Cien Años de Soledad”

Conmemoramos el aniversario del libro "Cien Años de Soledad" de Gabriel García Márquez uniendo una selección de los principales fragmentos y frases con la descripción de la historia actual de Colombia
Imagen: Pixabay

Por: Pedro Nicolás Aldana Afandor @fraternico

Qué mejor forma de recordar esta obra culmen del boom latinoamericano que haciendo una lectura comparada con los acontecimientos que vive la “Macondo”, esa Colombia que inspiró como motivación para alcanzar la paz. En memoria de Márquez y su libro.

Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.

Imagen: Periódico Espacio

La historia de “Cien años de soledad” es la historia de una familia de varias generaciones. Es la ficción totalizante, en palabras de Vargas Llosa, de una familia que nos conmovió de lo mítico a lo fantástico. Es la historia de un pueblo, de una casa, de siete generaciones. De José Arcadio a Aureliano.

Hoy, Colombia es nuestra Macondo “Se sintió olvidado, no con el olvido remediable del corazón, sino con otro olvido más cruel e irrevocable que él conocía muy bien, porque era el olvido de la muerte”.

Dónde nuestra historia si la recordamos, “Extraviado en la soledad de su inmenso poder, empezó a perder el rumbo”.

Pero siempre existe una esperanza, “Lo esencial es no perder la orientación”.

Y a pesar de todo lo que en ella pasa, “Tratando de que ella lo quisiera terminó por quererla”.

Y hoy tenemos que llorarla, llorarla de alegría porque “El llanto más antiguo de la historia del hombre es el llanto de amor”.

Y esta historia que estamos cambiando nos enseñó que “Uno no es de ninguna parte mientras no tenga un muerto bajo la tierra”.

Por tal motivo, tenemos que “Cuídate el corazón…te estás pudriendo vivo”. Si olvidamos, o recordamos y no hacemos memoria de lo que somos.

Con esta obra tenemos que aprender que “Así continuaron viviendo en una realidad escurridiza y momentáneamente capturada por las palabras, pero que había de fugarse sin remedio cuando olvidaran los valores de la letra escrita”… “Porque la soledad le había seleccionado los recuerdos, y había incinerado los entorpecedores montones de basura nostálgica que la vida había acumulado en su corazón, y había purificado, magnificado y eternizado los otros, los más amargos”.

Pero Colombia, tras “Cien años de soledad”, ha visto llover, calmado la enfermedad y ha construido una nueva generación en esta larga historia de Macondo donde “con temeridad atroz, con orgullo ciego, con tenacidad insensata, lo buscó sin ningún sólo instante de desaliento” hemos buscado La Paz y la estamos construyendo. Hoy tenemos que soñar con que miles de mariposas amarillas vuelen libres para que pueblen de nuevos sueños y esperanzas cada rincón de nuestra patria, aunque hemos sido arrasados por el viento y nos hayan desterrado de la memoria, hemos descifrado los pergaminos dejando allí lo irrepetible, ya que estamos viviendo hoy nuestra segunda oportunidad.

Por: Pedro Nicolás Aldana Afandor @fraternico

Etiquetas